El príncipe Harry y Meghan Markle se casaron en secreto tres días antes de la boda real en el Castillo de Windsor. Querían que su unión fuera para ellos, no un espectáculo para el mundo.