La duquesa de Sussex reveló en una entrevista con Oprah Winfrey que la familia real británica tenía preocupaciones por el color de piel de su hijo Archie antes de su nacimiento.