El país más afectado del mundo es Estados Unidos, donde han muerto unas 508 000 personas y 28,4 millones están infectadas.