Una nueva investigación revela que varios grupos de ransomware están comenzando a planear objetivos en las empresas que poseen grandes ingresos.