Lewis Hamilton, que arrancó décimo, se exhibió al remontar nueve puestos y ganar el GP de Sao Paulo.