Los colombianos han salido a la calle para protestar contra una reforma fiscal que, de haber salido adelante, hubiera golpeado especialmente a la clase media y a la baja.