La inestabilidad política, sumada a la crisis económica causada por la pandemia de la COVID-19, dejan de lado las posibilidades de que Perú sea parte de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE).