Pandora, uno de los mayores fabricantes de joyas del mundo, anuncia que ya no utilizará diamantes extraídos, una decisión producto de la demanda de sus consumidores.