En el Reino Unido, todos los pacientes hospitalizados en cuidados intensivos no están vacunados contra la COVID-19