El organismo más importante del futbol europeo ha respaldado la iniciativa de clubes ingleses para ejercer presión sobre las empresas tecnológicas y la implementación de filtros contra el racismo.