Arman Abdolali, de 25 años, fue ahorcado en la prisión de Rayaíshahr, situada a 20 kilómetros de Teherán, pese a las llamadas de organizaciones de derechos humanos para que se detuviese la ejecución.