Desde la Cancillería iraní indicaron que el ataque fue una violación contra los derechos humanos y tratados internacionales. Al respecto, el pentágono justificó los bombardeos y dijeron que fueron “proporcionados”.