Ante la falta de plazas en la unidad de cuidados intensivos, un enfermo grave de la COVID-19 tuvo que ser trasladado a un hospital de Italia