Damien Tarel, de 28 años, fue condenado por "violencia contra persona que ostenta autoridad pública". Emmanuel Macron restó importancia a este incidente que desató la indignación de la clase política.