Desde mayo de 2017, cuando Emmanuel Macron inició su mandato en Francia, se registraron 17 ataques islamistas en el país y se desbarataron otros 36.