Las tarjetas gráficas se están convirtiendo en el siguiente botín para los ladrones, debido al aumento de minería criptográfica y la pandemia actual.