Las embajadas del Reino Unido y Noruega en Lima expresaron su "preocupación" por la propuesta legislativa de modificación de la Ley Forestal y de Fauna Silvestre, debido a que puede "poner en peligro la capacidad del Perú para cumplir sus compromisos nacionales e internacionales".

En un pronunciamiento, las representaciones diplomáticas indicaron que, sin un debate técnico suficiente para cumplir las normas de protección del medio ambiente, la iniciativa tiene el potencial de permitir la formalización de los cambios de uso de la tierra en lugares definidos como bosques o zonas protegidas.

"Su aprobación podría aumentar rápidamente la deforestación y perjudicar a las comunidades, socavando sus esfuerzos por impulsar el desarrollo económico y sostenible en la Amazonía", advirtieron.

Ambas embajadas también alertaron que la propuesta de modificación de la Ley para la Protección de Pueblos Indígenas u Originarios en Situación de Aislamiento y en Situación de Contacto Inicial puede "facultar a los gobiernos regionales a erradicar las reservas ya creadas, y a suspender el reconocimiento y la creación de nuevas reservas indígenas".

"Esperamos que el Perú siga garantizando los derechos de los pueblos indígenas, la conservación de sus territorios y la protección de su rica y única biodiversidad, que son puntos centrales de nuestra colaboración estratégica con Perú a través de la Declaración Conjunta de Intención para reducir la Deforestación", añadieron las embajadas del Reino Unido y Noruega.

Pronunciamiento de organizaciones en defensa del medio ambiente

Varias organizaciones medioambientales, entre ellas Aidesep, cuestionaron el proyecto de ley que pretende modificar la Ley Forestal y de Fauna Silvestre, al considerar que "pone en riesgo los bosques, la diversidad biológica y sobre todo vulneran los derechos colectivos de los pueblos indígenas, principales defensores de la Amazonía frente al avance de actividades como la tala de madera, agricultura y minería ilegales, la invasión y el tráfico de tierras".

"El cambio de uso de tierra con fines forestales y de tierras con fines de protección para fines agropecuarios se realiza excepcionalmente y cumpliendo reglas técnicas. Sin embargo, de concretarse la modificación de la ley forestal se podrán realizar cambios 'legalmente' sin respetar criterios técnicos, haciendo impune el atentado contra los bosques, que nos protegen de los impactos de la crisis climática, y beneficiando a sus impulsores", señalaron.