Estados Unidos quiere combatir de igual a igual en la industria tecnológica contra China y poder conseguir el liderazgo a futuro.