El plan del presidente Nayib Bukele ataca uno de los grandes problemas de la minería de criptomonedas a nivel mundial.