«Sé fuerte» es un mensaje que aún no terminamos de desterrar, incluso cuando no genera ningún alivio.