La medida ha sido atribuida al embargo financiero y comercial de Estados Unidos y llega en plena crisis económica en la isla con una fuerte devaluación de su moneda local.