En la capital de Cuba rige un toque de queda nocturno desde febrero y permanecen cerrados los centros educativos, restaurantes, bares y playas, sin embargo, la escasez derivada de la crisis económica obliga a que la gente salga a la calle.