Este incremento implicará mayores costos para los bolsillos de los consumidores, afectando especialmente a los países más pobres que dependen de las importaciones.