El máximo tribunal de Argentina concluyó que la decisión del gobierno de Alberto Fernández de suspender temporalmente las clases presenciales “violó la autonomía” de Buenos Aires.