Un informe sobre la ciencia publicado por la Unesco constata que el gasto en Investigación y Desarrollo (I+D) a escala mundial aumentó un 19% entre 2014 y 2018.