La alarma saltó a raíz de una información de Israel que daba cuenta de un paciente que regresó al país tras un viaje al extranjero y que, pese a estar vacunado, se encontraba contagiado de COVID-19 por una cepa que identificaron como originaria de Chile.