A través de un pronunciamiento en Twitter, la Cancillería señaló que "expresiones en cualquier sentido" respecto al resultado electoral en el Perú de parte de "autoridades oficiales en ejercicio constituyen una intromisión".