Nadie puede dudar que en el Perú de hoy tenemos desafíos que conciernen por igual a las empresas y al Estado: el empleo, la infraestructura, la productividad, la descentralización y la corrupción.