Argentina atraviesa desde hace un mes un vertiginoso aumento de los casos de la COVID-19, con creciente nivel de ocupación de camas en las unidades de terapia intensiva.