La Autoridad de Competencia y Mercados investigará si los términos que Apple obliga firmar a los desarrolladores de aplicaciones, como Spotify y Epic Games, son anticompetitivos.