Luego de que Luis Valdez, encargado de la Comisión de Constitución, acusara a Francisco Sagasti de injerir en el Congreso y en los polémicos proyectos de reforma que buscan impulsar, el presidente indicó que "el ladrón cree que todos son de su misma condición".

Horas antes, durante una sesión del pleno, Valdez hizo referencia a las publicaciones de Sagasti Hochhausler en su cuenta de Twitter, donde expresa su preocupación por las reformas constitucionales que pretende realizar el Congreso y que, de aprobarse, "estarían rompiendo el equilibrio de poderes".

“Como presidente de la Comisión de Constitución es mi deber informar al Congreso de la República que el día de ayer fui citado a Palacio de Gobierno por el Presidente de la República y quiero lamentar y rechazar además de condenar públicamente los adjetivos que ha tenido hacia esta representación nacional el señor presidente de la República, de la cual no recuerda que sigue siendo parte”, aseguró.

“Debo, además, rechazar de manera categórica la injerencia que pretende ejercer el señor Sagasti en el proceso de reformas constitucionales que venimos trabajando, de los cuales no puede ser parte por mandato expreso de la Constitución Política del Estado”, acusó Valdez.

Sagasti expresó su preocupación por las actividades del Congreso. Captura: Twitter.

Sin embargo, el presidente transitorio no se quedó callado ante los comentarios de Valdez, señalando que "El ladrón cree que todos son de su condición", en referencia a los reiterados intentos del Legislativo por obstaculizar al Ejecutivo en los últimos años.

“Aquí no hay ningún interés de intimidar o cambiar, etcétera, nada ni siquiera que permita el más mínimo resquicio para una acusación constitucional, lo que esto demuestra, y aquí de repente el ladrón cree que todos son de su condición, lo que demuestra es que hay maneras decentes de hacer política y maneras realmente bajas, que son más propias de los bajos fondos que de la majestad del Congreso”, explicó.

Como se recuerda, Sagasti expresó su preocupación contra las acciones del Congreso, el cual ha creado una legislatura especial, llamada 'exprés' por sus detractores, que permitiría la aprobación de nuevas medidas en el siguiente parlamento y que atentan contra el orden constitucional.

"En un periodo de 28 años se aprobaron 24 reformas constitucionales. Ahora, en pocos días, se pretende aprobar más de una docena de reformas, sin respetar el espíritu del artículo 206 de la Constitución, que implica un profundo debate y una amplia aceptación de su contenido", señaló el presidente.