Tras la anulación del contrato con la institución, la Universidad Nacional de Ingeniería conserva las plantas listas para entregar. Piden una conciliación extrajudicial.