“Nunca antes mi entorno cercano más favorecido me había exigido que deje el periodismo en un segundo plano y que me la juegue en cuerpo y alma por Keiko”.