Muchos de los ciudadanos contaban con residencia en el vecino país de Chile de donde habrían partido por falta de trabajo.