Planteamiento. Los vientos a favor en la cotización del cobre abren la puerta para que el Estado renegocie con las empresas.