La nueva Ley de Mercados Digitales en Europa podría apuntar hacia la práctica de incluir apps en los teléfonos desde fábrica.