Así fue la transmisión ecuatoriana durante los tantos conquistados por Christian Cueva y Luis Advíncula: “A llorar detrás del chilco” y “Balde de agua helada”, dijeron.