Un informe muestra una lista de clientes para los que Samsung empezaría a distribuir sus nuevas pantallas. La misma incluye marcas como Google, Xiaomi y Vivo.