El río Igarapé se desbordó y dejó tres personas heridas. Aproximadamente 41 familias migrantes resultaron afectadas y muchos perdieron todos sus documentos tras las fuertes lluvias en Brasil.