Esta inmensa cantidad de contraseñas ya estarían en la Dark Web y supone un gran peligro, pues hackers podrían apoderarse de millones de cuentas de usuarios.