El brasileño estaba obligado a quedarse como titular, pero una mujer se ofreció a suplirle como miembro de mesa. Tras esto, Marcelo pudo viajar a Londres para enfrentar al Chelsea.