Un estudio reveló por qué no debemos emplear la misma clave para nuestros correos electrónicos, redes sociales, entre otros servicios.