Actividad. El mayor lote petrolero del Perú, y el que ostenta más incidentes de contaminación en los últimos 20 años, pasará a manos del Estado peruano a través de su empresa pública.