Se trata de la segunda donación del Gobierno de Joe Biden a países vulnerables como parte de una estrategia de vacunación global para acabar con el coronavirus.