Esto se realiza con el fin de mejorar las políticas sociales que protegen a la población vulnerable. Nuestro país tendrá hasta seis años para utilizar los recursos, que deberán ser pagados en no más de veinte.