Tiene 45 años, pero por ser hipertenso y obeso los doctores pensaron varias veces que moriría en Argentina. “Me costó mucho dejar el respirador; un día un enfermero me dijo: ‘Mira que hay siete chicos que te están esperando’”.