Crisis. Con una mayoría aplastante en el Congreso, el poder del presidente salvadoreño avecina un peligro a las instituciones.