El último fin de semana, Pep Guardiola decidió guardar a sus mejores jugadores para que se encuentren descansados y en óptimas condiciones cuando enfrenten al PSG.