De acuerdo a LaLiga, los jugadores azulgranas vulneraron el protocolo COVID-19 al juntarse con sus parejas, por lo que podrían recibir una sanción.