En la mira. Fiscalía postula que la candidata de Fuerza Popular quebró una regla de conducta al mantener contacto con el excongresista Miguel Torres, también testigo del caso Odebrecht. Restricciones de Keiko podrían cambiarse por prisión preventiva.